lunes, 15 de marzo de 2010

"Promesas inconclusas"

Oscar Astromujoff

Cada mañana al poner mis pies en la realidad comienza una lucha imperecedera. Tomo un decisión y luego me culpo, de no haberlo hecho me culparía también. Siempre uno de los tres maneja la voluntad de los otros, por periodos cortos, pero el tiempo suficiente para hacer cosas de las que luego me arrepiento. Es horrible.
Una disputa constante, agotadora y desgarrante, nos une,me deshilacho cada día perdiendo consistencia, integridad, nervadura.
Contradicciones. Mientras uno dice “olvídala” el otro dice “ni muerto”, y yo en medio , cada vez más débil, desapareciendo en un hilo de aire que entra y sale, entra y sale.
Escucho sus argumentos, a izquierda y derecha voces que te engañan , te justifican y te condenan; la propia mentira. Estoy rodeado de palabras rítmicas, persistentes, atenazado por el miedo al error y la corrosiva culpa que late en mis sienes oprimiéndome hasta la infelicidad.
La pequeña llama que se extingue.
Ha pasado el día, la cruz lo marca en mi calendario, uno menos para sufrir. Cada noche la misma promesa inconclusa “Mañana...”

“Mañana no habrá mañana, nuevamente será hoy.”

.

Otras voces de mi interior:

http://visionesdelaluna.blogspot.com/2010/03/ridiculo-malentendido.html

http://nuevepuertas.wordpress.com/2010/03/15/de-circulos-y-lineas/

9 comentarios:

María dijo...

Es dificil tomar decisiones, cuesta mucho, porque no se sabe si será la correcta, o si será un error, por eso, se suele quedar ese pensamiento en el aire de ... ¿habré hecho lo correcto? o quizá mejor hubiera sido no haber hecho nada...

El ser humano es una lucha de contrariedades, y más aún cuando la persona es insegura.

De todas formas, los errores siempre sirven para aprender de ellos.

Me gustó mucho leerte, de nuevo, siempre me haces reflexionar.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Cuando eso ocurre hay que recurrir a la moneda.
Y ser consecuente con su decisión.

Saludos.

Lunática dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lunática dijo...

Caes y tocas el fondo desolado en el que no comprendes qué y nunca comprenderás.
Dejas que las opciones privilegiadas que tienes delante y que considerabas opciones interesantes, ahora te opriman.
Analizas las "promesas inconclusas" para comprender por qué duelen de esa forma tan complicada mientras permites que sigan existiendo.

zayi dijo...

La vida está llena de lo que es y lo que no. Está llena de lo que conviene y lo que no. Llena de lo sensato y lo incoherente...y detrás de nosotros, colgado en nuestra espalda todo lo que también es vida: lo que pudo haber sido, lo que queremos y lo que sensato o no, necesitamos.
Yo ya no quiero pensar las cosas bien...me harté de meditarlo todo. La vida es corta...No todos tenemos segundas oportunidades ( yo la mía me la gasté ya hace años cuando superé un paro respiratorio) y cuando nos damos cuenta de que somos efímeros, que alguien arriba nos maneja los hilos y te viene lo que no esperabas para barrerte del mundo, entonces piensas en todo lo que quisiste ser y no fuiste, todo lo que quisiste vivir te perdiste.
El amor con problemas o no, siempre será la mejor opción. Si la quieres corre hacia ella, deja la sensatez que sensatez y amor no son compatibles.
Un besito.

Eva- La Zarzamora dijo...

Es duro siempre poner los pies en la realidad, cuanto más elegir la buena opción.
A mí me cuesta un mundo elegir, porque siempre lo pongo todo en la balanza.
Lo mejor en este caso tal vez sería no pensar y lanzarse sin más y luego ya... asumir que es lo más difícil.
Bonito relato.

Besos, mi Ángel.

Anónimo dijo...

En la película La leyenda de la ciudad sin nombre hay un dialogo que dice así:
hay dos tipos de personas, los que van a alguna parte y los que no.
Yo la modifiqué hace un tiempo y creo que hay dos tipos de personas. Los imbéciles que se guían por la cabeza y los imbéciles que se guían por el corazón.
La respuesta es fácil ¿qué imbécil quieres ser?
Con una cabeza bien amueblada y un corazón podrido o un poco loco y con un corazón vivo.

Saludos.

Flor S dijo...

Las decisiones resultan difíciles porque, más allá de las contrariedades humanas, tenemos miedo de las consecuencias. Lo mejor es dejar el mundo de lado, por un rato, y decir lo que hay que decir en el momento.

Tampoco hay que caer en las típicas preguntas que surgen después. El "qué habría pasado si..." no tiene sentido, sólo trae más angustia.

Pregunta, ¿el dibujo es de tú autoría?

Saludos!

El Ángel... dijo...

Hola a todos, gracias por seguir visitando este pequeño espacio de letras donde se mezclan visiones ilusiones y fantasias.

Bienvenida FlorS, gracias por tu visita y comentario. En cuanto a tu pregunta te digo que el dibujo es de Oscar Astromujoff. Si lo buscas en internet encontrarás cosas muy interesantes de este artista.

Un saludo a todos/as.