jueves, 19 de noviembre de 2009

"Guardar silencio"



Me llaman autista aunque no lo soy. Algunos lo repiten sin siquiera saber qué significa. Yo no hablo, pero ellos han hablado mucho acerca de mi silencio. Hay quienes sostienen, con mucha sabiduría, que es una malformación de la garganta, que ha sido un susto cuando pequeña, que es la angustia del día que se marchó mi padre que aún me oprime la voz. Los más leídos dicen que es genético y los menos que soy boba, sin más.
La realidad es que me niego a hablar. Me niego a hablar de la moda, de la lluvia de ayer o del vecino que no deja la basura en el lugar adecuado.
La gente ya se ha acostumbrado a mi silencio. La mayoría no se dirige a mí, algunos lo hacen contando con que no voy a contestar. Otros se han empecinado en sacar una palabra de mi boca, ésos son los que más me molestan. Podría cambiar de pueblo, no hay nada que me ate a permanecer en éste. Pero eso sería peor, aquí ya se han acostumbrado a mí después de mucho tiempo y aunque no lo entienden, gran parte de los vecinos conviven sin importarles.
¿Por qué no se respeta el silencio de los otros? ¿Por qué hay que llenar los espacios con palabras? Palabras vacías, huecas, sin compromiso.
Hablar, hablar, decir, decir.
La gente habla hasta estando sola, no soporta el silencio.
Aquel día leí la siguiente frase: “Si lo que has de decir no es más importante que tu silencio, no lo digas”
Desde entonces he encontrado muy pocas palabras más importantes que mi silencio. Y ya estoy hablando demasiado, nada más que agregar. (Silencio)

11 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusto mucho tu post... soy una de las que a veces llena los espacios vacios... tal vez por miedo a lo que viene despues de ese silencio... La frase que citaste es una de mis favoritas.. aunque no la practique... pasé siempre a leerte pero hacia mucho que no comentaba... guarde silencio en otros post menos en este.. que ironia... besos mariha silvia.

María dijo...

Me gusta poco hablar, prefiero hablar cuando tengo algo que decir, sino prefiero estar callada, en cambio, me gusta más escribir, pero tienes mucha razón, muchas veces hablamos sin sentido, por hablar, con palabras vacías, con palabras que no dicen nada, o lo que es peor, hablamos algunas veces hiriendo, sin pensar antes lo que vamos a decir, por eso es importante, guardar silencio, como dice tu título, porque quizá ese silencio sea más positivo, a veces, que las palabras.

Un placer haberte vuelto a leer, precisamente, hoy iba a venir a tu blog aunque no hubieras tenido nada, para saludarte.

Un beso, amigo Angel.

María dijo...

Se me olvidaba... ¡¡¡¡la foto me encanta!!!!!!

Y otra cosa, mañana día 20, es el "Día Internacional del Niño", muchos blogueros nos unimos en la "Blogocampaña 2009 contra la pornografía infantil" te invito por si tú también quieres a unirte con nosotros aportando un post que diga algo sobre ello.

Sr. Miyagi dijo...

También está eso de : "más vale cerrar la boca y parecer estúpido que abrirla y confirmarlo".
Buena entrada, compadre, buena entrada.

Taba-re dijo...

Buen post.
Has tocado un tema complejo... el silencio... creo que no hay nada que tenga tanta fuerza como él. Hacia dentro, da una paz difícil de encontrar con otra acción, pero hacia fuera... bueno... puede ser causa de cualquier tipo de reacción, no depende de quien lo otorga sino de cómo lo interpreta el que lo recibe.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Yo soy así.
O sea que no digo nada más.

Saludos.

zayi dijo...

A mi siempre me llamaron rarita de niña...No hablaba porque cuando lo hacía, me mandaban a callar...decían que era autista... de grande cuando he hablado, me han vuelto a mandar a callar... pero ya sé que no soy tan rarita como ellos.
Besitos Mi Ángel.

Fénix dijo...

Silencio. ;)

Sinuosa dijo...

Yo como soy de poco comer, tengo que hablar mucho para compensar. Es por puro ejercicio de mantenimiento, para que no se me atrofie la boca, vamos.
Jejeje.

Anónimo dijo...

el silencio! las palabras son solo una forma de expresarnos, entre tantas... particularmente utilizo el silencio para proteger mi alma de la maldad humana, así como un escudo en mi garganta para reflexionar de cada instante nublado que presenciamos de vez en cuando en nuestras vidas. En realidad somos mas sensibles de lo que aparentamos, dejemos que el mundo de los charlatanes se crean máximos exponentes de la comunicación, cuando el realidad esta trasciende mas allá de las palabras.

desiree dijo...

me gusta mucho,sin duda,tienes razón mejor guardar silencio en algunos aspectos.Te dejo mi blog y te mando un saludo que yo también soy de Canarias:
http://suspirosdelcorazon-desiree.blogspot.com

No sé si te gustará ya que es sobre el amor y todo eso pero de todos modos aquí te lo dejo ;D