lunes, 23 de noviembre de 2009

"Una y otra vez"

Ausencia,
inmenso espacio vacío.

Te encuentras detrás de la bruma.

Siento tus pasos
deambulando tras la cortina,
inseguros,
vacilantes.

Y te animo.

Cuando surges
llega el abrazo amoroso,
las confesiones a media voz,
la caricia indiscreta.

Al alejarte,
te sumerges en la niebla
con la sonrisa de siempre.

Entre mis manos
late tu perfume y tu piel.

Indiscreto
me acerco al borde
de la locura.

Mi deseo
como un faro inestimable,
indica el camino de regreso
una y otra vez.

.

Otros que comparten foto
http://nuevepuertas.wordpress.com/2009/11/24/la-bruma/

http://visionesdelaluna.blogspot.com/2009/11/experimentacion-locura.html

7 comentarios:

María dijo...

Ausencia,
es ese gran vacío
en la soledad encendida,

Ausencia,
es una caricia apagada
y una sonrisa sin ganas.

Ausencia,
es encontrar la niebla
en tu pelo,
la lluvia en tu cara,
la sombra en tu sombra.

Ausencia,
es ese paso caído,
que no puede seguir.

Ausencia,
es el silencio
de unos ojos dormidos
y unas manos vacías.

Ausencia,
es la oscuridad apagada
en un día de luz.


Tus versos, que me han encantado, me han inspirado, y ahí dejo mi inspiración.

Un beso.

María dijo...

Lo mismo mañana vengo a pedirte permiso para que me dejes mi inspiración para colgarla en mi blog de poemas jaja.

Anónimo dijo...

Cuando surges
llega el abrazo amoroso,
las confesiones a media voz,
la caricia indiscreta

zayi dijo...

Que hermoso Ángel...hay ausencias que se compensan con los recuerdos y hay breves momentos que te alimentan la vida entera...no sé por qué...pero me has dejado con unas ganas enormes de llorar pero, al mismo tiempo tengo una sonrisa en los labios...es una cosa extraña... pero yo me entiendo ( la verdad es que no...;), es super raro esto)
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Como un péndulo en el corazón.

Saludos.

Lunática dijo...

Cae la niebla de la montaña.
Baja o nace o no sé qué...
Mi alma es a todo extraña,
cuando ve, ve que no ve.
Más vale la niebla que la vida...
Baja, o sube: en fin, existe.
Y yo no sé en qué consiste
dar la emoción por vivida,
y, sin querer, estoy triste.

F. Pessoa.

María dijo...

Como te dije, y con tu permiso, me llevo mi inspiración, a mi blog de poemas.

Un beso amigo.