miércoles, 5 de agosto de 2009

"Deseos"


Abstraído estoy
en las voces del ensueño,
que se ha convertido
en amigo íntimo
e indaga en los rincones del alma.
Tu contorno,
dibujado en el lecho
de mi recuerdo
escucha mis palabras de solo.
Evoco tu risa y tu gemir
signos del amor
en estaciones ocultas.
Sé que tus pechos necesitan
el ritual de mis manos
para volverte hembra
al borde de la locura.
Esto soy
en la desnudez de mi cama,
la leyenda del amor
se transforma en deseo
y en sed
de beber tu cuerpo.

.

8 comentarios:

Zayadith Hernández dijo...

niño!!! me has sacado un suspiro de aquí a Australia por lo menos...esos amores que viven de recuerdos son sagrados...son como miel para los labios de los que nos quedamos anclados...
Besitos.

María dijo...

Deseos que rozan los cuerpos
desnudos entre almas
entre suspiros,
palpitando entre pieles.

Delineando los contornos
entre pinceladas de colores,
entre besos en el aire.

Manos que decoran
las pieles desnudas
vibrando los poros.

Abrazados entre fuego
entre las olas
y el deseo.

PD.- Me han encantado tus versos, me han inspirado.

Saludos, Angel.

TORO SALVAJE dijo...

Excelente poema.
De concurso y de ganarlo.
Muy bueno.

Saludos.

Fénix dijo...

La leyenda del amor se transforma en deseo. Una leyenda muy real, que todos hemos vivido. Van unidos, si hay pasión.

Sr. Miyagi dijo...

"escucha mis palabras de solo..."
Qué bueno, macho, y mira que a mí me cuesta que me entre la poesía, en general. Enhorabuena,

Lunática dijo...

Sabes lo que pienso. Sabes qué modificaría. Sabes lo que hemos hablado. Sólo tú, sabes lo que quieres saber.
Te dejo una poesía. He quitado algún fragmento para que no sea demasiado larga. Bss.

AMA SI QUIERES SER AMADO /Luis Antonio de Villena

Oigo a mucha gente que habla de amor.
Los que sufren amor, los que incluso
ejecutan alucinantes o mezquinas venganzas
de despechados o escamantes…
Tanto amor.
¿Qué piensas tú cuando tantos hablan
de amor? ¿Vacío, inseguridad, envida?
Porque es posible ―dilo amorosamente―
que tú no hayas conocido nunca el amor.
¿Es posible? Ardiste en la belleza,
y querías ―quisiste― amar sin desprenderte
de nada tuyo. Nadie logró arrastrarte, nadie
(ni el más fascinante) derribó tu tienda, jamás
llegaste ―por amor― al campamento de los desesperados.
Nunca has sabido amar si no eran lejanos paisajes.
Almas inalcanzables…
Y no estás seco. Aunque quien no ama debiera
secarse. ¿Cómo el egoísta mantiene su savia?
Sin amor, sin parientes, sin amigos casi,
has querido entrar en la vida como el enciclopedista
al mundo. Has amado saber y ver.
Has amado ―si amor es eso― como un científico.
Y en la vastedad de tu impulso, en tu sed
de vuelo, en tu templo para todos (en tanto)
has justificado tan poco, es decir, el abrazo
ha ocultado ―incluso enaltecido― tu miedo,
tu egoísmo, tu torcida educación, tu renuncia falsa.
No eres un héroe ni un sabio ni un avisado, no.
Llanamente eres un pobre seminarista
Que traduce Ovidio entre sueños húmedos.
Latín imperial y nocturnos delirios.
El amor es a lo que nunca te has atrevido.

María dijo...

Me gusta mucho tu poema, es magistral, digno de leerlo varias veces, por eso, aunque no hayas publicado nada nuevo, no importa, Angel, porque este poema se merece tiempo.

Un beso, amigo.

PD.- Me quedo entre tu blog, entre tus posts anteriores.

mariha dijo...

te extraño y te quiero