jueves, 7 de mayo de 2009

“Carta abierta a ti que soy yo”



Yo soy tú aunque te cueste verme así. Fui asignada a ti, como tu bazo o tu páncreas llegué contigo y me iré cuando tú partas.
No te has dado cuenta pero hemos crecido juntos, a tu ritmo. Al principio en aquellas tardes soleadas y solitarias solías jugar conmigo muchas horas, a veces con otros corriendo tras el doble balón. Fuimos creciendo y caminamos los cuatro acompañados de la mano, compartimos la intimidad, escuché las palabras pronunciadas en el amor y la soledad. También mantuve la quietud de tu quietud en horas de desesperanza o salte a tu lado en momentos de alegría.
Año tras año fuiste prestándome menos atención, hay quienes me atribuyen ser aquello que no quieres ver, la peor parte de ti. Yo, ajena a todo te acompañaré siempre en el ritmo que propongas.
Cuando llega la noche y apagas la luz, no pienses que desaparezco, todo lo contrario amigo mío, es en ese momento cuando me expando, abarco todo el lugar y te rodeo, para velar tus sueños...

9 comentarios:

Lunática dijo...

Carta cerrada para mí, que eres tú:

Querido amigo, sé que piensas que no te veo y me entristece que así lo sientas (lo hago sin darme cuenta). Desde que tuve uso de razón, me percaté de tu presencia y, mi camino ha permanecio recto, gracias a tu constante apoyo.
Estos últimos años te/me he descuidado. Las vicisitudes de las relaciones personales me han apartado de ti. Ahora, que me doy cuenta, intento buscar una solución que me devuelva la mirada hacia ti. Lo estoy logrando, te lo aseguro. Mi castigo al perderte a ti, es perderme a mí mismo. Acepto, como diría W. Allen, mi castigo... y, al hacerlo, reacciono y busco la luz para velar y rodear nuestros sueños

María dijo...

Muy bonito el post, y es que somos nosotros y nuestra sombra que nos acompaña a todas partes, somos la misma persona.

Un beso.

Taba-re dijo...

... y somos uno con el todo.

"La sombra no existe. Lo que tú llamas sombra es la luz que no ves." Henri Barbusse.

Muy bueno.

Un abrazo.

María dijo...

Muchas gracias por devolverme las visitas, nos seguimos leyendo.

Un beso.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Cômo me gusta el final, "me atribuyen ser aquello que no quieres ver, la peor parte de ti. Yo, ajena a todo te acompañaré siempre en el ritmo que propongas.
Cuando llega la noche y apagas la luz, no pienses que desaparezco, todo lo contrario amigo mío, es en ese momento cuando me expando, abarco todo el lugar y te rodeo, para velar tus sueños..." Cômo me gusta, si es que eres un poeta..

Te beso. Por este juego del yo, desdoblado en un tù, aunque, por desgracia, éso, sea pura quimera. Yo, nunca serà tù, ni viceversa...

TORO SALVAJE dijo...

Esa si que es una amiga fiel.
Jamás nos deja, siempre a nuestro lado, fiel hasta la muerte.

Saludos.

Ojo dijo...

Siempre, como la sombra.

Saludos.

Ros dijo...

tu sombra y tu conciencia

El Ángel... dijo...

Hola Luna, muy bonito tu post-comentario.

Gracias María por tus visitas y comentarios, nos leemos con gusto.


... y somos uno con el todo. Conchales! me faltó esa frase, gracias Taba-re por acercármela.

Gracias Eva, me encanta saber que pasas por aquí y echaré de menos tus comentarios te lo aseguro. Besos.

Fiel como las verdaderas amigas Toro. Gracias.

Hola Ojo bienvenida/o y gracias por tu paso y comentario.

Hola Ros bienvenida/o gracias por tu visita y tu comentario.