martes, 21 de julio de 2009

"Silencio"



Siempre he buscado el silencio sin hallarlo en ningún sitio. Por mucho que viajé no he dado con él. Durante años busqué en lo alto de las montañas y encontré sonidos, quizás ecos de silencio y voces que aunque lejanas tenían mucha presencia. Renuncié a mi búsqueda. Bajé al valle y las voces crecieron y se mezclaron con la gente en los mercados, en las fiestas de los pueblos llenos de música y danza. Dejé que mi cabeza se llenara de palabras del pasado y del presente, me metí de lleno en el mundo que había evitado durante años, fui inundado por el ritmo de los instrumentos, bailé, bailé, bailé... y fue en ese instante cuando se hizo el silencio total.

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Lo encontraste.
Donde menos podrías esperarlo.
A veces viene él a buscarnos.

Saludos.

Taba-re dijo...

Muy bueno... Cuando nos desentendemos completamente de la búsqueda, lo encontramos.

Un abrazo.

eva-la-zarzamora dijo...

Las palabras están inundadas de silencio y el silencio es un borbotón de palabras de escucharlo.
Paradojas silenciosas de nuestros adentros, y de un estar rodeados de sin sentido...
Buen relato.

Besos Angel.

y si los mandamos a todos al carajo dijo...

el silencio no existe, mi ángel, el silencio aunque no haga ni el menor asomo...es melodía.Las mejores conversaciones que se tienen es cuando el silencio grita su lamento visceral y lo deja plasmado en un trozo de papel o en una piel que huele a almendro...pero no es malo, el silencio nos asila, nos aleja, nos devuelve a la magia que perdimos... y allí está ella (en tu caso, en el mío él) reviviendo una historia palmo a palmo...en el silencio.
Me has dado en el mero centro ( para variar? no!)
Besitos.

María dijo...

Pues a mí me ha encantado este silencio, entre bailes y melodías, entre palabras y sentimientos, me quedo entre tu silencio, Angel, el que tú nos regalas en este maravilloso post.

Un beso.

Lunática dijo...

Hace poco tuve la oportunidad de ver a los Derviches danzar y puedo asegurar que es toda una experiencia. Esta idea del silencio como concentración o meditación a través del "ruido" que pueden hacer unos instrumentos, unas voces, los sonidos de una ciudad o el mismo silencio, me gusta.

María dijo...

Saludos, Angel, venía a ver si tenías algo nuevo.